Nothing de Carl Pei lanza sus auriculares ear (1) con cancelación activa

Publicado el por Andrés Rodríguez


Luego de mucha anticipación, Nothing, la compañía creada por Carl Pei luego de su salida de OnePlus, anunció su primer producto, los ear (1), un par de auriculares Bluetooth con una atractiva relación precio-prestaciones.

Los auriculares true wireless cuentan con Cancelación Activa de Sonido (ANC por sus siglas en inglés) que es una tecnología hasta hace poco reservada para auriculares de alta gama con precios por encima de los 200 dólares, más un diseño único realizado con la compañía sueca Teenage Engineering.

Los auriculares ear (1) cuentan con un diseño transparente, utilizando parlantes de 11.6mm en cada auricular, y cuentan con baterías de 31mAh que proveen una autonomía de hasta cuatro horas con ANC activo o seis horas sin ANC.



A su vez, la caja para transportarlos contiene una batería de 570 mAh, que provee carga para 24 horas con ANC o 34 horas sin ANC y solo hace falta cargar los auriculares por solo 10 minutos para tener una hora de uso.

La caja además soporta carga inálambrica Qi, algo muy práctico para una carga rápida - en 10 minutos, se suman nada menos que ocho horas de uso de los auriculares.

El ANC tiene tres modos posibles que incluyen Light, Maximum y Transparency, siendo este último un bypass para poder escuchar el sonido ambiente cuando mantenemos apretado el auricular. Los auriculares también cuentan con soporte Fast Pair de Google que acelera el proceso de emparejamiento con equipos Android.

Los ear (1) utilizan Bluetooth 5.2 por lo que su consumo es bajo, y la app para Android e iOS que acompaña a los auriculares permite realizar ajustes, ajustando los niveles de ANC y perfil de sonido, actualizar el firmware, localizar los auriculares y ver la batería restante.

Los auriculares Nothing ear (1) están ya disponibles para reservar y tienen un precio de 99 dólares o 99 euros, directamente desde el sitio oficial.



Sobre Andrés Rodríguez

Mi pasión por los teléfonos celulares comenzó hace mucho tiempo con un Ericsson del tamaño de un ladrillo. Vi de cerca el apogeo de Nokia, el nacimiento de Android y del iPhone, y jugué al Snake. Profesionalmente pasé por grandes empresas de telecomunicaciones, siguiendo de cerca la evolución de la telefonía celular.