iPhone 8 no tendrá Touch ID pero sí un reemplazo: Pearl ID

Publicado el por Daniel Pérez Alvarez


La seguridad de los smartphones es una de las primeras prioridades a la hora de confeccionar estos dispositivos, pero también para los ingenieros de software que edifican apps y sistemas operativos por igual. La creciente demanda de sensores biométricos en los teléfonos inteligentes como forma de ir hacia un futuro de seguridad informática infalible también establece una claro camino para compañías de todo tipo para conquistar el corazón de sus usuarios.

Apple ha decidido que la mejor forma de combinar "revolución estética", "revolución tecnológica", "máxima seguridad" y "impresionante UX" es la de instalar un sensor de reconocimiento facial en su iPhone 8 como no hay otro en ninguna parte. Pero, además, se ve en la obligación de elegir otro nombre, pues "Touch ID" ya no sería preciso.



El mismo firmware del HomePod interceptado y desglosado por Steve Troughton-Smith parece no dejar de revelar información íntima sobre el iPhone 8 y las novedades que tenía iOS 11 para nosotros. En el día de ayer, se había confirmado que la tecnología "Touch ID" no estaría presente de ninguna forma en el iPhone 8, pero un reemplazante natural tendría que surgir. Aventurando sus hipótesis, STS apuntaba en dirección a un reconocimiento facial refinado, confiable y responsivo. Pues, ese sistema bien podría tener nombre oficial: Pearl ID.

"Pearl ID" sería el sistema de reconocimiento facial del que se rumoreaba podría distinguir dos gemelos, que podría funcionar incluso en condiciones lumínicas desfavorables. Si Pearl ID es todo lo confiable que los rumores habían pronosticado, no sería raro que todo desde desbloquear el dispositivo hasta autorizar compras dentro de la App Store se haga con el aval del usuario a través de Pearl ID.

 



Sobre Daniel Pérez Alvarez

Desde chico me vi rodeado de tecnología: equipos de música, computadoras, teléfonos celulares, etc. Fanático de los videojuegos, la literatura y de la llamada "cultura geek", un día descubrí mi pasión por escribir y hoy conseguí aunar dos realidades siempre presentes en mi vida: la escritura y la tecnología.