Realme lanza MagDart, su cargador inalámbrico magnético

Publicado el por Andrés Rodríguez


La subsidiaria de Oppo Realme anunció un nuevo sistema de carga inalámbrica magnética para sus smartphones Android. Similar al sistema MagSafe que Apple implementó con la serie iPhone 12, el sistema de Realme se llama MagDart.

MagDart es un cargador de 50W inalámbrico, con forma de cubo que aloja un ventilador, pero que es capaz de cargar una batería de 4500 mAh al 100 por ciento en apenas 54 minutos, siempre que esté conectado a un cargador SuperDart de 65W - casi la misma velocidad que obtendríamos con un cargador por cable de 50W.

MagDart cargador

Realme también presentó un cargador MagDart de 15W, mucho más pequeño que el anterior y más similar al MagSafe de Apple, aunque, según Realme, 26.4 por ciento más delgado y con mayor velocidad, cargando una batería de 4500 mAh por completo en 90 minutos.



MagDart slim

Además de la carga magnética, Realme creó una serie de accesorios alrededor del sistema MagDart, como por ejemplo una billetera magnética, y power bank que funciona como stand, el MagDart Case, un protector estilo fibra de carbono que para el Realme GT, y el MagDart Beauty Light, un anillo de luz con 60 mini LEDs para selfies que se alimenta por carga inalámbrica reversible.

MagDart anillo selfie

Disponibilidad del sistema MagDart de Realme

Curiosamente MagDart parece ser más una demostración de poder que un producto acabado y listo, ya que la compañía no informó fecha de lanzamiento o precios para estos productos, y demuestra el ecosistema con un teléfono conceptual llamado Realme Flash con integración MagDart, pero que no está en los planes de lanzamientos de la compañía.

La carta fuerte de Realme será integrar esta tecnología en futuros smartphones, un rubro en el que los teléfonos de fabricantes chinos han quedado relegados, a pesar de lograr grandes avances en la carga convencional con cable.

Vía: TheVerge



Sobre Andrés Rodríguez

Mi pasión por los teléfonos celulares comenzó hace mucho tiempo con un Ericsson del tamaño de un ladrillo. Vi de cerca el apogeo de Nokia, el nacimiento de Android y del iPhone, y jugué al Snake. Profesionalmente pasé por grandes empresas de telecomunicaciones, siguiendo de cerca la evolución de la telefonía celular.