¿Habrá que esperar hasta el Samsung Galaxy Note 9 para un sensor de huellas bajo el display?

Publicado el por Daniel Pérez Alvarez


Habiendo ya la mayoría de las primeras marcas sacado su smartphone de alta gama del segundo semestre la carrera continúa en dirección a los flagships del primer semestre del 2018, pues la rueda no puede detenerse en este mercado. De salida del año 2017, seguramente se transformarán en necesidad los diseños con biseles cada vez más delgados, así como también las cámaras duales, pero una deuda queda pendiente: el sensor de huellas dactilares bajo el display.

Qualcomm logró un boceto de esta tecnología, pero su desempeño se probó ser no comercializable. Pero con el nuevo aval de la agencia de patentes de Corea del Sur, es el turno de Samsung de comenzar a pensar en disponer de este sensor bajo su elegante Infinity Display.



Dibujo ilustrativo de la patente del sensor de huellas dactilares bajo el display de Samsung.

De acuerdo a los dibujos de la patente, Samsung no tiene pensado implantar este sensor de huellas dactilares bajo un display común y corriente, sino en uno de sus Infinity Display, tecnología de momento patrimonio exclusivo de sus smartphones de alta y mediana a alta gama. Y tratándose de una tecnología tan sensible y difícil de refinar, es posible que sea instaurada por primera vez en uno de sus flagships del 2018.

El director de marketing de Samsung declaró oficialmente en su cuenta de Twitter que esta tecnología muy difícilmente esté disponible para cuando el Samsung Galaxy S9/S9+ llegue físicamente a tiendas de todo el mundo, por lo que si es el 2018 el año soñado, todas las esperanzas comienzan a depositarse muy por adelantado en el Samsung Galaxy Note 9, suponiendo que así vaya a llamarse.

Fuente: Galaxy Club (en neerlandés)



Sobre Daniel Pérez Alvarez

Desde chico me vi rodeado de tecnología: equipos de música, computadoras, teléfonos celulares, etc. Fanático de los videojuegos, la literatura y de la llamada "cultura geek", un día descubrí mi pasión por escribir y hoy conseguí aunar dos realidades siempre presentes en mi vida: la escritura y la tecnología.