El Razer Phone aprendió del Nextbit Robin y obtuvo mejores resultados en las pruebas de durabilidad

Mientras que el Nextbit Robin acabó las pruebas de Fuerza, Filo y Fuego totalmente destruido, el Razer Phone, aunque no ileso, sobrevivió a ellas

El Razer Phone aprendió del Nextbit Robin y obtuvo mejores resultados en las pruebas de durabilidad

Publicado el por Daniel Pérez Alvarez


Nextbit había tenido resultados algo traumáticos en las pruebas de durabilidad del canal de YouTube JerryRigEverything. Si bien el Razer Phone es un proyecto que cuenta con las mentes de Nextbit con alianza con las de Razer, además de la absoluta disponibilidad de recursos de esta segunda compañía, el diseño general del dispositivo es casi idéntico al del Robin solo que con distintos materiales. Y eso se hizo notar.

Allí donde antes había plástico ahora hay metal cubierto de una capa de pintura encerada que pone en realce la belleza del Razer Phone. Tanto la pintura como el metal tuvieron que enfrentarse a la inclemente cuchilla de JerryRigEverything. Pero, ¿habrá podido el Razer Phone arrojar mejores resultados que el Nextbit Robin en la prueba de doblado?



Prácticamente todos los flagships prémium lanzados este año se lanzaron con Gorilla Glass 5 protegiendo su frente. En vista de la enorme cantidad de componentes caros incluidos en la configuración del Razer Phone, es probable que Razer haya decidido recortar costos lanzando su flagship con Gorilla Glass 3 en su lugar. ¿Los resultados? Los mismos que los de un Gorilla Glass 5 promedio: comienza a mostrar indicios de daño contra elementos de dureza 6 en la escala de mohs y los daños son más profundos y visibles con elementos de dureza 7.

Sin embargo, la resistencia a rayaduras del Gorilla Glass 3 no tiene un feliz correlato con el resto del dispositivo. El Nextbit Robin había sufrido enormemente la cuchilla de Zach, la personalidad que lo hace todo en el canal JerryRigEverything, pues casi todo en su carcasa estaba hecho de plástico, dejando como consecuencia daños permanentes y volviendo imperante el uso de una carcasa.

El Razer Phone no cedió en lo absoluto frente al filo en toda su carcasa, pero sí cedió la película de pintura encerada. Aunque este teléfono no quedará inutilizado ni mucho menos por su roce contra elementos de dureza 5 en la escala de mohs, estos sí dejarán marcas indelebles y hasta posiblemente hagan saltar la pintura del Razer Phone. En suma, será necesario, de todas formas, una carcasa protectora para proteger al Razer Phone de potenciales marcas y rayones que puedan dejar metales de uso relativamente común.

En el caso del compartimento de vidrio reservado para la lente dual posterior este deja unas marcas permanentes cuando se raya con metales de dureza 5,5, pero no en el vidrio per sé sino en una película sobre él. De nuevo, una carcasa protectora será extremadamente necesaria para evitar daños que repercutan en la calidad de imagen.

El fuego no consiguió doblegar los píxeles del display del Razer Phone que tras verse expuesto varios segundos a una llama de forma directa, estos se apagan pero se recuperan una vez se enfrían. En este sentido, Nextbit no parece haber cambiado nada de lo que ya funcionaba bien con el display del Nextbit Robin suponiendo que de algo sirva sobreponerse a esta prueba.

Por último, el Razer Phone no se partió y destruyó totalmente ante el intento de doblarlo, pero sí se dobló bastante hasta ceder ligeramente en ambos costados a la altura del centro. El teléfono permanece totalmente funcional, pero muchos usuarios no apreciarán en lo absoluto las marcas que deja atrás este daño. Aunque es difícil que una destrucción de ese nivel pueda producirse por sentarse sobre el smartphone, recomendamos no guardarlo en los bolsillos traseros.

El Razer Phone obtuvo resultados aceptables para su precio y su calidad de alta gama, pero esperamos que la calidad del producto en general mejore considerablemente de aquí a la seguramente próxima generación que Razer fabricará. Atención a estas pruebas, Nextbit.



Sobre Daniel Pérez Alvarez

Desde chico me vi rodeado de tecnología: equipos de música, computadoras, teléfonos celulares, etc. Fanático de los videojuegos, la literatura y de la llamada "cultura geek", un día descubrí mi pasión por escribir y hoy conseguí aunar dos realidades siempre presentes en mi vida: la escritura y la tecnología.