Comprar un smartphone usado: lo que hay que saber antes

Comprar un teléfono celular usado no es fácil, enterate todo lo que hay que tener en cuenta

Comprar un smartphone usado: lo que hay que saber antes

Publicado el por Daniel Pérez Alvarez


Uno de los aspectos más singularmente importantes a la hora de comprar cualquier tipo de producto, no solo un smartphone, es su precio. La calidad del producto que vamos a adquirir siempre es el norte de toda transacción económica, pero el precio es siempre el factor determinante: cuánto estamos dispuestos a pagar para conseguir lo que queremos y, si existe la posibilidad de resignar algunos aspectos de nuestro producto de ensueño para disminuir el precio, es algo que es muy probable que estemos dispuestos a hacer. Es por esto que comprar un teléfono celular usado puede ser la respuesta a nuestros problemas.

Lo nuevo de un producto es, para muchos, una facultad resignable. Tener la certeza de que nuestro producto nos será entregado prístino y completo, con manuales, caja y garantía es una satisfacción irrenunciable para muchos, pero innecesaria para otros, y precisamente para quienes estén dispuestos a renunciar a alguna o varias de estas ventajas de un producto nuevo es que queremos darles consejos y tips para facilitarles el proceso de búsqueda, compra, negociación y control de calidad del smartphone usado que quieran conseguir.



Como decíamos, comprar un smartphone usado es la forma más fácil para garantizarse reducir su precio, pero con la compra de un teléfono usado se corren lógicos riesgos: el smartphone puede haber sido robado; al recibir el smartphone usado puede estar más dañado de lo que su descripción advertía; puede que la unidad que compramos no se encuentre liberada; etc. Y aunque comprar smartphones usados es una práctica que alentamos para quienes no cuenten con el dinero de adquirir las ventajas que vienen con un teléfono nuevo, recomendamos que cuando vayan a comprar un teléfono usado tengan en cuenta todas las cosas de las que, a continuación, hablaremos.

 

¿Qué debemos tener en cuenta para comprar un smartphone usado?

Sí, esta nota es sobre compra y control de calidad de teléfonos celulares usados, ¿pero qué exactamente estamos buscando? ¿Un smartphone usado pero en perfectas condiciones, con caja, manual y accesorios? ¿Solamente la unidad en condiciones, exenta de sus periféricos y embalajes?

Lo que sin lugar a dudas está fuera de toda pregunta es que el smartphone que estemos adquiriendo esté liberado pero, más allá de esta singular característica, estará en manos de cada uno determinar qué es exactamente lo que esperamos obtener al sernos presentado el teléfono usado que queremos.

Al momento de recorrer tiendas físicas u online de smartphones usados debemos de estar particularmente atentos a su descripción. Si en ella se estipula que el único daño que registra la unidad es un rayón aquí o allá, entonces podemos chequear eso con nuestros ojos y proceder a registrar el funcionamiento de todo el dispositivo, su velocidad de cargado y respuesta durante el uso de su interfaz, así como cualquier otra prueba necesaria para asegurarnos de que el dinero que estamos invirtiendo se vayan en exactamente lo que nos están ofreciendo.

Caso contrario, podremos declinar habiendo cumplido nuestro rol de consumidores responsables o utilizar la información negativa no detallada en su descripción original como punto de regateo.

No recomendamos en lo absoluto ser quisquillosos y esperar rebajas abismales en el precio solo porque hay un rayón de más o porque el smartphone no esté viniendo con sus manuales originales, pero sí alentamos que exijan una rebaja en caso de que la unidad tenga problemas para cargar su batería, su interfaz se ejecute mucho más lento de lo normal o que notemos una marca en el display, por citar algunos de los ejemplos más significativos para tener en cuenta a la hora de reclamar una rebaja.

 

¿Dónde buscar un teléfono celular usado?

En la era dorada de las redes sociales seríamos unos obtusos si eligiésemos deliberadamente ignorar estos portales en favor de viejos sitios tradicionales para transacciones económicas como Amazon, eBay y otros nombres gigantes en el mundo de las tiendas online, como MercadoLibre, en el caso de gran parte de Latinoamérica.

La mayoría de la gente que está interesada en vender un producto usado, cualquiera sea este, suele publicarlo en aquellas plataformas con las que pasa más tiempo interactuando y, por ende, aquellas plataformas con las que se siente más cómoda. Por esta razón, Facebook, Twitter e Instagram, por mencionar algunas de las más populares redes sociales de hoy día, son excelentes fuentes de información para la compra de usados.

 

Como comprar un teléfono celular usado

 

A menudo, los vendedores de redes sociales buscan cerrar los tratos a través de mensajes privados, eludiendo en el proceso contestar preguntas comprometedoras como el precio o el detalle de condiciones exactas del smartphone siempre que estas preguntas se realicen en los comentarios de la publicación y no en la privacidad de una conversación vía chat.

Para estas situaciones les recomendamos repasar los párrafos escritos en el apartado "¿Qué estamos buscando exactamente?". En resumen, recuerden exigir que el dispositivo en cuestión se atenga a la descripción otorgada y pedir por rebajas ante la presencia de daños notables en la unidad.

 

¿Cómo concretar la venta del smartphone usado?

Naturalmente, el punto clave de toda transacción es su concreción y aunque hemos estado siguiendo todos los pasos y recomendaciones de esta guía y de otras en Internet, al momento de realizar el pago es cuando los negocios se definen o se caen.

Siempre con la intención de buscar que nuestros lectores obtengan la mejor información y los mejores consejos para que puedan obtener exactamente lo que buscan sin correr mayores riesgos, tampoco queremos dejar de mencionar que los vendedores están en su justo derecho de reclamar por lo que creen es justo que se pague por sus smartphones usados, estén estos dañados o no.

Por eso, y para un trato sensible con los vendedores, sugerimos que siempre que las condiciones adversas no lo vuelvan realmente imposible, hagamos todo lo que esté a nuestro alcance para concretar una reunión personal con el vendedor. Las razones para buscar concretar nuestra compra personalmente son múltiples.

Quizá la más importante de todas ellas es que nos reservamos el derecho a no comprar el producto si creemos que dista enormemente de la descripción que vimos online o, sencillamente, si tras realizar las mandatorias pruebas de rendimiento del smartphone nos damos cuenta de que no es lo que buscábamos.

Pero antes de que nos decidamos a concretar una cita para realizar nuestras evaluaciones del teléfono es recomendable comparar el precio de la unidad que estamos por adquirir con la de teléfonos en similar estado que figuren en otras publicaciones presentes en redes sociales en las clásicas tiendas online.

Los precios que vemos en tiendas online puede variar enormemente, pues los criterios de apreciación son extremadamente subjetivos tratándose, en la mayoría de los casos, de particulares poniendo los valores en lugar de comercios. Así las cosas, elegir una unidad lo más parecida en estado a la que estamos interesados en comprar para comparar precios es fundamental, así como también lo es que busquemos qué smartphone *nuevo* podríamos comprar con ese mismo dinero, tomando por referencia intentar hacer coincidir la mayor cantidad de piezas de hardware de dicho dispositivo con nuestro teléfono-objetivo.

 

smartphones usados

 

En otras palabras, es importante preguntarse, ¿con este dinero puedo comprar un smartphone nuevo de similares características de hardware? Si la respuesta es sí, ¿es esa una mejor opción? Si la respuesta es sí, pues ese es el final del recorrido pero, si la respuesta es no, entonces podemos tomar ese valor de referencia y traerlo a la mesa de negociaciones cuando concretemos una reunión con nuestro vendedor del smartphone usado que queremos.

Volviendo al asunto de la cita: es importante, además, que nuestro vendedor sea testigo del tipo de pruebas que realizamos con el equipo y que presencie, junto a nosotros, cada vez que detectemos alguna falla o un daño que no estaba detallado en la descripción online, pues esto hará que la negociación en nuestro fluya en nuestro favor sin mayores percances.

Como mencionamos en el apartado "¿Qué estamos buscando exactamente?", es importante que no busquemos regatear si el producto es exactamente lo que buscábamos y coincide su estado con su descripción, ya que nuestra actitud de regateo puede verse fuera de lugar y nuestro oportunismo comercial pronto puede pasar por falta de interés real.

 

¿Qué pruebas realizar en un smartphone usado?

Recapitulemos: comparamos precios entre la unidad que queremos adquirir y otros teléfonos iguales en condiciones similares o idénticas pero publicados en otro lado y se lo mencionamos al vendedor para estar de acuerdo en el valor estimativo que creen ambos que es justo; luego, nos aseguramos de que no sea mejor comprar un smarpthone similar, nuevo, por el mismo precio que estamos dispuestos a pagar; y ahora es momento de reunirnos con nuestro vendedor y asegurarnos de que el producto que vamos a recibir esté en las condiciones prometidas y deseadas.

Intentemos que el sitio de encuentro sea uno en el que podamos sentarnos y tengamos un enchufe a mano, pues vamos a necesitar electricidad para realizar las pruebas de calidad estándar. Para realizar dichas pruebas necesitaremos llevar a la cita nuestro propio cable cargador -obviamente, uno que sea compatible con el smartphone que aspiramos a comprar-, una computadora portátil, una tarjeta SIM compatible, una tarjeta microSD y auriculares.

Por supuesto, utilizaremos todas estas piezas para diferentes pruebas que a continuación detallaremos. De todos estos elementos podríamos prescindir de la computadora portátil y de la tarjeta microSD, pero por el bien de la realización de pruebas exhaustivas recomendamos que intenten llevar todos estos elementos a la reunión. Otra de las razones para llevar una computadora es que podremos prescindir de enchufes, un detalle no menor.

Pues bien, nos encontramos con el vendedor y este nos entrega el smartphone para una inspección de rutina, para que podamos ambos estar de acuerdo en qué es lo que se está comprando/vendiendo. Lo que tenemos que hacer con la unidad es seguir estos simples pasos:

 

 

  1. Todo lo que esté a la vista debe ser meticulosamente inspeccionado. Carcasa posterior, vidrio protector frontal, cristales protectores de las cámaras, parrillas speaker, piezas auriculares, puerto de audio, ranura USB, todo lo que pueda registrar daños superficiales ha de ser identificado cuanto antes y posteriormente contrastado con la descripción inicial del smartphone.
  2. Es hora de pasar a la segunda capa de inspección y eso significa movernos de la superficie hacia los interiores: ranuras de tarjetas microSD, ranuras de tarjetas SIM y baterías, en caso de no tratarse de un smartphone de una pieza con batería no removible. A menudo, en los interiores del smartphone podremos hallar los medidores de daño por agua, en caso de que el equipo haya sufrido daño de agua alguno. Por otro lado, los teléfonos de una pieza suelen tener sus indicadores de año por agua dentro de las ranuras de las tarjetas SIM.
  3. Es hora de comenzar a utilizar el equipo que llevamos con nosotros: este es el momento en el que haber llevado una computadora portátil justifica las molestias que pudo haber causado. Comencemos por poner a cargar el smartphone. De esta manera, podemos probar si el teléfono se carga, si notifica el hecho de estarse cargando y experimentar de primera mano cuánto calienta al hacerlo. Además, mientras esperamos a que cargue podemos realizar las demás pruebas. Por ejemplo, prosigamos a enchufar nuestros auriculares y aprovechar la ocasión para navegar brevemente por la interfaz en busca de una aplicación en donde podamos atestiguar el estado del puerto en busca de irregularidades en la reproducción de sonido. Luego, sería aconsejable insertar nuestras tarjetas SIM y microSD para cerciorarnos no solo de que quepan y sea el teléfono que nos va a servir para dichas tarjetas, sino que el smartphone pueda operar con ambas tarjetas sin inconvenientes. Con la tarjeta SIM insertada podemos enviar un mensaje de texto, realizar una llamada corta y registrar la recepción de señal de la compañía para el smartphone que buscamos adquirir.
  4. Por último, un último e importante detalle para cerrar las pruebas de calidad es haber googleado con anterioridad el código de prueba que cada smartphone registra. Todos los teléfonos tienen una secuencia -a menudo compuesta por asteriscos, numerales y ceros- de caracteres alfanuméricos que una vez digitados en el teléfono este entra en modo de prueba y allí podremos asegurarnos del estado regular de los sensores táctiles de la pantalla, la intensidad de los speakers, la resolución de las cámaras, etc.

 

Si los resultados de todas estas pruebas nos satisfacen, entonces podremos decir con orgullo que vamos a recibir exactamente el producto que buscábamos. De lo contrario, estamos en condiciones de regatear en función de aquellas fallas que disminuyan la apreciación del teléfono o, en caso de resultados totalmente adversos, contamos con información fundada para rechazar la oferta. Recuerden en todo momento ser amables con los vendedores pues ellos, al igual que nosotros, están intentando hacer un buen negocio.





Sobre Daniel Pérez Alvarez

Desde chico me vi rodeado de tecnología: equipos de música, computadoras, teléfonos celulares, etc. Fanático de los videojuegos, la literatura y de la llamada "cultura geek", un día descubrí mi pasión por escribir y hoy conseguí aunar dos realidades siempre presentes en mi vida: la escritura y la tecnología.