En medio de ardientes expectativas y tras un anuncio postergado: aquí está el Meizu E3

Publicado el por Daniel Pérez Alvarez


Compañías como OPPO o Xiaomi, actualmente, son reinas en el mercado chino y lo son por múltiples razones, pero una de ellas es su constante innovación de vanguardia inyectada en sus smartphones de mediana gama, pues pareciera ser la gama de productos más adquirida por los consumidores chinos. Y aunque lo había estado intentando por años, Meizu no había podido evitar quedar rezagada entre el empuje de sus colegas, quizá por eso ha salido al 2018 con un smartphone de la talla del Meizu E3.

Anunciado oficialmente en el día de hoy, el Meizu E3 posiblemente sea ese caballo de Troya que le permita a Meizu ganar una de sus más importantes batallas en el mercado asiático, pues sus impresionantes características y su inmejorable precio de seguro harán mella en los corazones de su país natal.



Render oficial del Meizu E3 mostrando el frente y dorso de su variante color azul.

El Meizu E3, aunque un dispositivo de mediana gama, por su precio es prácticamente un smartphone de lujo, exceptuando un solo detalle. Ciertamente, la vara para el mercado de la mediana gama se ha elevado considerablemente y, quién lo hubiera creído, por el lanzamiento de una compañía que no figura dentro de las cinco más grandes de su país. Y, sin más preámbulos, procederemos a detallarles las características y culminar exhibiendo su precio, para que se aprecie el balance de calidad, potencia y accesibilidad.

El nuevo teléfono de Meizu, el Meizu E3, se lanza al mercado con un display de 5,99 pulgadas con resolución Full HD+ (2160 x 1080 píxeles, es decir, ratio de aspecto 18:9) protegido por un vidrio curvado LTPS; un procesador Qualcomm Snapdragon 636 trabajando a una frecuencia de 1,8GHz y emparejado con un procesador gráfico Adreno 509; 6GB de memoria RAM; 64 o 128GB de capacidad de almacenamiento interno expandible vía tarjeta microSD en hasta 128GB; una cámara dual posterior con un sensor Sony IMX362 de 12 megapíxeles y apertura f/1,9 y otro sensor Sony IMX350 de 20 megapíxeles con apertura f/2,6 y loss-less zoom 2,5x; una cámara anterior con sensor de 8 megapíxeles y apertura f/2,0; sensor de huellas dactilares integrado bajo el botón de encendido/bloqueado; conectividad 4G VoLTE, Wi-Fi 802.11 ac (2,4GHz + 5GHz), Bluetooth 5.0, GPS + GLONASS y puerto USB tipo C; una batería de 3300 mAh; y, por último; Android 7.1.2 Nougat con su pertinente skin Flyme OS 6.3.

Render oficial de los precios del Meizu E3 mostrando los dorsos de todas sus variantes de color.

Sí, sabemos lo que sienten nuestros lectores: todo venía tan bien hasta que les mencionamos el sistema operativo que lleva dentro el Meizu E3. Sobre eso, es más que seguro que Meizu estará entregándole al Meizu E3 Android Oreo en cuanto pueda, pero es decepcionante que un smartphone de su jerarquía tenga que venir equipado con una versión de Android que tiene más de ocho meses de antigüedad. Así las cosas, el soporte para Bluetooth 5.0, la impresionante cámara dual y los 6GB de memoria RAM, todo regido por un Snapdragon 636 quizá ayuden a los potenciales consumidores a olvidar la cara oscura de este smartphone, especialmente siendo que no cuenta con una polémica muesca frontal, característica extremadamente popular entre los desarrolladores de teléfonos inteligentes en 2018.

En cuanto a los precios y la disponibilidad, el Meizu E3 saldrá a la venta en China este 26 de marzo para lanzarse oficialmente al mercado el 31 de marzo. El precio de lanzamiento es de aproximadamente US$285 para la variante de 64GB de almacenamiento y de US$315 para la variante de 128GB de capacidad de almacenamiento y se presentará en colores negro, azul y dorado champagne. El éxito está justo al alcance del Meizu E3, pero en su camino se encontrará con el Xiaomi Redmi Note 5 Pro... Veamos de qué es capaz Meizu este 2018 para ascender en el mercado oriental.

 

 



Sobre Daniel Pérez Alvarez

Desde chico me vi rodeado de tecnología: equipos de música, computadoras, teléfonos celulares, etc. Fanático de los videojuegos, la literatura y de la llamada "cultura geek", un día descubrí mi pasión por escribir y hoy conseguí aunar dos realidades siempre presentes en mi vida: la escritura y la tecnología.