Swatch diseñará su propio sistema operativo para smartwatches

Publicado el por Daniel Pérez Alvarez


Quizá por deporte o por orgullo, compañías no acostumbradas al mercado de las telecomunicaciones se han ido sumando al desafío corporativo de las últimas dos décadas: competir con Apple y ganarle. Apple tiene una posición ventajosa y experimentada en el campo de los smartphones y, a menos de que cometa un error significativo y desproporcionado, su primer lugar en el podio de las marcas reconocidas como fiables e innovadoras está bien consolidado.

El campo de los smartwatches es otra cuestión. Sí, es cierto que Apple tiene cifras líderes (la consultora Canalys registra que la mitad de los smartwatches existentes en poder de sus usuarios pertenecen a Apple) e intimidantes para la competencia, pero el negocio de los relojes data de décadas ajenas a Apple y su historia de innovación vanguardista e imperio comercial. Por esto, Tag Heuer ya ha empezado a asomarse para defender lo que históricamente supo ser suyo, y ahora es el turno de Swatch para planear la ofensiva.



Swatch, aliada con la Swiss Center for Electronics and Microtechnology (el Centro Suizo de Electrónica y Microtecnología), trabajarán en un nuevo sistema operativo para smartwatches concentrándose en proveer mejor seguridad informática y menor consumo energético. Nick Hayek, CEO de Swatch, ha dicho: "En Suiza tenemos maestría de sobra cuando se trata de crear algo más pequeño, que consuma mucha menos energía, que sea independiente y más costo-eficiente que pueda caber en pequeños objetos".

La fe que se tienen desde Swatch para salir al mercado a competir con la supremacía de Apple y la contundente inconmensurabilidad de Google tendrá que esperar para manifestarse a finales del 2018, que es para cuando planean lanzar su sistema operativo alternativo para smartwatches. Mientras tanto, Tag Heuer espera para lanzar lo que posiblemente sea el mejor smartwatch del mercado actual que, aunque algo excesivamente apreciado, sería la primera línea de defensa de las históricas relojerías contra las corporaciones tecnológicas.



Fuente: ZDNet




Tags